Dos meses para conocer la incidencia real de la pandemia en España

El estudio de seroprevalencia que ultiman el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III, llamado ENE-COVID, comenzará en los próximos días y durará unas ocho semanas. Más de 36.000 hogares españoles han sido seleccionados para que la muestra tenga participantes de todos los grupos de edad y localizaciones geográficas.

Conocer la seroprevalencia de la población española, es decir, estimar el porcentaje que ha desarrollado anticuerpos frente al nuevo coronavirus SARS-CoV-2, resulta imprescindible para la toma de decisiones de salud pública en plena pandemia de COVID-19.

Así, el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) van a poner en marcha un macroestudio para valorar esos parámetros en nuestra sociedad. Se espera que comience en los próximos días, tras un retraso en su inicio según explicó ayer en rueda de prensa Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

En colaboración con el Instituto Nacional de Estadística (INE), han seleccionado más de 36.000 hogares españoles para que la muestra tenga participantes de todos los grupos de edad y localizaciones geográficas. De esta forma, se invitará a participar a un mínimo de 60.000 personas.

Para el ENE-COVID se han seleccionado más de 36.000 hogares españoles para que la muestra tenga participantes de todos los grupos de edad y localizaciones geográficas

El diseño del Estudio Nacional Epidemiológico de la infección por SARS-CoV2 en España (ENE-COVID) contempla el análisis de todos los individuos que conviven en un mismo domicilio, ya que esto facilita la representatividad de la muestra, y además, puede diferenciar entre las nuevas infecciones que se producen por trasmisión comunitaria y las que se puedan producir dentro de los hogares.

Este diseño está inspirado en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para estudios de seroprevalencia frente al SARS-CoV-2.

Además, el ENE-COVID pretende evaluar de forma dinámica la evolución de la epidemia, para lo cual se realizarán varias visitas a los participantes para determinar si desarrollan anticuerpos a lo largo del periodo de estudio, que se espera pueda extenderse durante unas ocho semanas.

Las Comunidades Autónomas prestarán su colaboración para la realización del estudio, tal y como acordaron en el Pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud celebrado ayer.

Así, proporcionarán el personal sanitario para la realización del proyecto y serán las encargadas de adecuar la logística de la forma que se considere más adecuada en cada territorio, garantizando que se cumplen todos los requisitos metodológicos. El papel de los servicios de Atención Primaria será especialmente relevante a lo largo de todo el proceso.

Cuestionarios y análisis serológicos

Los participantes en el ENE-COVID se realizarán pruebas serológicas para determinar si tienen anticuerpos frente al virus. En primer lugar, se les hará un test rápido de anticuerpos en sangre por inmunocromatografía, que proporciona información para saber si la persona ha estado infectada.

Según el comunicado emitido hoy por el Ministerio de Sanidad, “esta prueba se realizará en el propio hogar o en un centro de salud, en función de la evolución de la epidemia y de las circunstancias de cada familia”.

Primero se les hará un test rápido de anticuerpos en sangre por inmunocromatografía. Para asegurar la fiabilidad de los resultados, se pueden obtener además muestras de sangre por venopunción

La sensibilidad de esta prueba –que solo requiere de un pinchazo en el dedo– se estima que es superior al 80 %. No obstante, dicha precisión diagnóstica se ha obtenido en grupos muy concretos de pacientes y se desconoce si puede extrapolarse al conjunto de la población.

“Por tanto, para asegurar la fiabilidad de los resultados y aplicar el máximo rigor metodológico, se ha considerado muy recomendable obtener de forma adicional muestras de sangre por venopunción (pinchazo en el brazo) en todos aquellos participantes que den su consentimiento”, explican desde el organismo.

El análisis de las muestras de suero, liderado por el Centro Nacional de Microbiología, se hará usando técnicas serológicas más sofisticadas y más precisas: “Con estas dos pruebas, que combinan diferentes niveles de precisión, se obtendrá una estimación poblacional de la presencia de anticuerpos del virus”.

Junto a estos dos estudios serológicos, los participantes responderán diferentes preguntas sobre síntomas y posibles fuentes de infección, mediante un cuestionario epidemiológico que se recogerá a través de una aplicación web para facilitar una obtención rápida de la información.

El muestreo realizado proporcionará una cohorte representativa a escala provincial, autonómica y nacional. El tamaño por provincia variará entre 900 personas en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla hasta las 6.000 personas en Madrid, preservando la proporcionalidad poblacional.

Participación al azar y voluntaria

Los hogares han sido seleccionados al azar. Cada uno de ellos recibirá una llamada telefónica para informar a sus residentes sobre los objetivos del estudio ENE-COVID, solicitar su consentimiento y concertar la visita domiciliaria o la cita en el centro de salud. La participación en el estudio es voluntaria.

De cada colaborador se obtendrá la información necesaria para conocer la existencia de un diagnóstico previo de COVID-19, la presencia o antecedentes de síntomas compatibles con esta enfermedad y los principales factores de riesgo conocidos.

Los hogares han sido seleccionados al azar y la participación en el estudio es voluntaria

Entre otras medidas, se pondrá a disposición de los voluntarios una línea de atención telefónica para resolver dudas, y se contará con un documento de consentimiento informado para cada miembro del hogar –incluyendo uno orientado a menores– para que comprendan en qué consiste su participación.

Además, se ha establecido un programa de formación coordinado por la Escuela Nacional de Sanidad para el personal sanitario que realizará el estudio, y se ha elaborado con un protocolo específico de bioseguridad para proteger la salud en el trabajo de campo y de las personas participantes.

Las cifras de la pandemia

La última actualización del Ministerio de Sanidad muestra que, hasta el momento, en España se han notificado un total de 208.389 casos confirmados de COVID-19, 21.717 fallecidos y 85.915 curados.

Además se han notificado 1.317 con anticuerpos positivos sin síntomas en el momento de realización de la prueba en los que no se puede establecer un momento de contagio ni si han padecido o no la enfermedad.

En Europa, hasta hoy se han notificado al menos 1.208.341 casos confirmados. Los países con más casos notificados son España (208.389), Italia (183.957), Alemania (143.457), Reino Unido (129.044) y Francia (117.324). El país con mayor número de fallecidos es Italia (24.648) seguido de España (21.717), Francia (20.796) y Reino Unido (17.337).

En el mundo se han notificado al menos 2.578.930 casos y 178.096 fallecidos, según el mapa del Centro de Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins.

Fuente: Ministerio de Sanidad

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *