Suspensión temporal del mercado semanal a la espera de la evolución epidemiológica de la zona

13 pruebas PCR positivas en los últimos siete días hacen que Sanidad obligue a nuestra zona básica de salud restringir al máximo el contacto para evitar el empeoramiento de la situación a pocos días de la vuelta a las aulas

Valencia de Don Juan se encuentra desde el pasado miércoles en zona naranja, con 16 PCR positivos, 13 de los cuales se han declarado en la última semana. La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León clasifica en 4 colores las situaciones epidemiológicas de las distintas zonas básicas de salud: verde, amarilla, naranja y roja. Las instrucciones para los municipios que se encuentran en nuestra situación son restringir al máximo el contacto social, evitar reuniones de más de 10 personas y limitar al máximo la exposición en lugares cerrados.

Consecuentemente con esta situación epidemiológica descrita, el Ayuntamiento de Valencia de Don Juan ha comunicado este martes el cierre temporal del mercado semanal de los jueves. Esta situación también se ha dado en los últimos días en municipios como Boñar, La Pola de Gordón, La Robla, Mansilla de las Mulas, Sahagún o Valderas.

El alcalde coyantino, Juan Pablo Regadera, se expresaba rotundamente en redes sociales hace unos días al manifestar que “la situación no va a ir a mejor en las próximas semanas. La provincia se está tiñendo preocupantemente de color naranja”. En este mismo sentido se ha pronunciado este martes la Consejera de Sanidad en su comparecencia para anunciar la aplicación de medidas equivalentes a fase 1 a las ciudades de Valladolid y Salamanca: “el área de salud de León nos preocupa porque ha habido un aumento importante de casos en los últimos días”. El aumento de casos se ha empezado a detectar a partir del 25 de agosto, aunque por el momento no se considera que haya transmisión comunitaria en la provincia.

“Llegar al punto de transmisión comunitaria (nivel rojo) pondría en grave peligro la salud de las personas más vulnerables de nuestra comarca, nuestros mayores”, afirma Regadera quien incide en que “nos encontramos en unas semanas clave, con el comienzo del curso escolar en ciernes, mucha incertidumbre y un preocupante incremento de los positivos detectados. Debemos como administración ser prudentes y precavidos en la gestión de los espacios públicos, que son la única competencia municipal, e insistir en pedir prudencia y precaución a todos nuestros vecinos y comercios, pues el aumento de casos en los últimos días sin duda es consecuencia de una relajación en nuestras medidas de prevención”.

Apoyo a los Ayuntamientos

“Somos conscientes de que estas medidas pueden resultar controvertidas, incluso parecer injustas o arbitrarias, pero únicamente buscan frenar el avance del virus en nuestra ciudad ya que en este momento es imprescindible para, a la mayor brevedad posible, volver a reactivar la actividad económica”, afirma Regadera.

El regidor coyantino lamenta “que todas estas medidas las tengamos que tomar las entidades locales cuando deberían ser acordadas por administraciones superiores con competencia en salud pública. Son decisiones trascendentales para nuestra comarca y los alcaldes y concejales no tendríamos que tener todo el peso y la responsabilidad de tomarlas”, concluye.

Desde el consistorio seguiremos pendientes de la evolución de la Covid-19 para retomar en cuanto sea posible la actividad de nuestro mercado semanal por nuestros vecinos y por aquellos comerciantes que cada jueves eligen nuestro municipio para desarrollar su actividad económica y a quienes agradecemos en la toma de medidas para prevenir la expansión de los contagios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *