Seleccionado un trabajo de la ULE sobre Lucha Leonesa para un libro auspiciado por la UNESCO

José Antonio Robles Tascón y Carlos Gutiérrez García, profesores de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (FCAFD) de la  Universidad de León (ULE), son los autores del trabajo ‘Lucha Leonesa (Leonese Wrestling)’, uno de los diecinueve artículos dedicados a luchas de todo el mundo, seleccionados entre más de doscientos presentados para la edición del libro, ‘Traditional Martial Arts as Intangible Cultural Heritage’, realizada por el Centro internacional de información y creación de redes sobre el patrimonio cultural inmaterial en la región de Asia y el Pacífico (ICHCAP) bajo los auspicios de la UNESCO, organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. 

El trabajo hace un recorrido por la historia de los Aluches desde el punto de vista cultural. Tal y como explican sus autores en el artículo “la lucha leonesa es un deporte tradicional, una costumbre y una tradición transmitida oralmente de generación en generación, mantenida a lo largo de los siglos hasta hoy y que se ha ido adaptando a las formas del deporte moderno sin perder su esencia”. En este sentido, José Antonio Robles destaca que con el trabajo quisimos incidir en “la importancia que tenía la lucha en su origen como símbolo y valor cultural para la gente que lo vivía, ya que luchaban por su pueblo o su comarca y se ganaba o se perdía para todos, la lucha era individual y el éxito grupal”. A esta forma de juego, convertido hoy en deporte, se suma la cultura que encierra ya que desde principios del siglo XX “son muchos los escritores y estudiosos que han escrito sobre la Lucha Leonesa y su valor cultural”, sin olvidar el vínculo de la lucha con los modos de vida de las gentes que lo practicaban, fueran molineros, ganaderos o agricultores. 

Para Robles Tascón hacer llegar la Lucha Leonesa –declarada Bien de Interés Cultural de Castilla y León en 2017- a una publicación en la que figuran artes marciales asiáticas, luchas tradicionales de Rusia, Finlandia o Brasil, implica “estar al mismo nivel de otras luchas del mundo y servirá para que otros países conozcan nuestra Lucha Leonesa”, al tiempo que lamenta que no haya sido la Diputación de León la que realizara esta publicación: “Lo que la Diputación no publica lo hace la UNESCO”, matiza Robles quien valora el estar entre esas 19 luchas tradicionales del mundo que recoge el libro “pues es definir nuestra lucha como bien de interés cultural inmaterial de la Humanidad”.

El libro se puede descargar de forma gratuita en formato pdf en el siguiente enlace

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar

Los trabajos han sido realizados por la Brigada de Patrimonio del Centro de los Oficios dependiente de la Concejalía de Acción y Promoción Cultural El Ayuntamiento de León ha restaurado la escultura ‘León, ciudad bimilenaria’ de Juan Carlos Ponga que se encuentra situada en la plaza San Marcelo de la ciudad y que se encontraba muy deteriorada. Una intervención que ha sido posible gracias a la Brigada de Patrimonio del Centro de los Oficios dependiente de la Concejalía de Acción y Promoción Cultural que dirige Evelia Fernández. En los trabajos, en los que se ha repuesto el 80 por ciento de la peana hecha en piedra caliza, también se ha reparado la cimentación de la maqueta cuyas placas originales se habían caído, separado y agrietado. El taller de cantería del Centro de los Oficios ha retirado todas las piedras de la peana de las que solo se ha podido recuperar una pequeña parte. El resto se ha sustituido por piedra de las mismas canteras. Previamente, y para evitar futuros desperfectos, se han cimentado las caras posterior y lateral y se han colocado las placas laterales, de tres centímetros de espesor, unidas con grapas de acero inoxidable entre sí a la cimentación. También se han retirado todos los sillares moldurados del perímetro superior y ocho centímetros de espesor, se han limpiado los que se han podido reutilizar y el resto se ha repuesto con piezas nuevas. Además, los trabajadores del Centro de los Oficios han nivelado y afinado todas las piedras de la peana y, posteriormente, siguiendo las directrices del autor de la obra y bajo la supervisión del arqueólogo municipal, Victorino García Marcos, han limpiado la escultura con agua a presión y detergente neutro y la han lavado con cera líquida y agua. También se ha colocado una cinta de neopreno perimetral entre las bases de las maquetas y los sillares horizontales de la peana para amortiguar las dilataciones del bronce.