La historia de la niña Sama abre mañana un ciclo de cine documental en El Albéitar propuesto por Amnistía Internacional

El miércoles 11 de noviembre se proyectará a las 19:30 horas en el Teatro El Albéitar la película titulada ‘Para Sama’ (Reino Unido – título originar ‘For Sama’ – año 2019 – 93 minutos de duración) que fue dirigida por Waad Al-Kateab y Edward Watts. Se trata del primero de los tres filmes que integran un ciclo de cine documental que se ha programado a propuesta del Grupo de Amnistía Internacional de León.

‘Para Sama’ es una película dura, en la que se nos muestra el horror que sufrió la ciudad siria de Alepo y nos hace sentir la enorme esperanza y solidaridad de su pueblo. Narrada en primera persona y en forma de documental constituye una carta de amor a Sama, la hija de la directora y protagonista del filme, que nació en medio de la guerra de resistencia del pueblo sirio en contra del dictador Bashar al-Ásad.

La película abarca lo sucedido en Alepo durante cinco años. Al-Kateab recogió con su cámara el infierno que vivieron los habitantes de la ciudad siria, desde el inicio de las revueltas contra el régimen hasta la caída de la ciudad, momento en el que tuvieron que exiliarse. Las escenas atroces provocadas por la guerra se intercalan con momentos íntimos de la directora, como su boda con Hamza, un médico activista, o el nacimiento de su hija.

La pequeña Sama crece escuchando cómo explotan bombas que destruyen los hospitales donde su padre médico lucha por salvar la vida de miles de heridos. La historia va y viene en el tiempo para construir un relato que entrelaza el desarrollo de la guerra con la historia de amor de una joven pareja que decide quedarse a luchar por la vida de su gente. 

IMÁGENES QUE OBLIGAN A APARTAR LA MIRADA

En el terreno del documental, siempre ha habido debate sobre cuál es el límite, es decir, sobre si es justificable o no filmar escenas tan crudas. ‘Para Sama’ ha sido incluso criticada por recoger imágenes tan explícitas, sobre todo las que tienen que ver con los niños y el sufrimiento de sus madres. Son imágenes tan fuertes que obligan a apartar la mirada, pero también forman parte de la cruda realidad, y cumplen una valiosa misión de concienciación.

El miércoles 18 de noviembre se proyectará la segunda película del ciclo, titulada ‘Las semillas de Berta Cáceres’, dirigida por el Colectivo de Periodistas ‘Contrast’, y el martes 24 se podrá ver el documental que pone punto final al ciclo, titulado ‘La guerra empieza aquí’, del director Joseba Sanz.

Las invitaciones se podrán recoger en la taquilla del teatro a partir de las 19:15 horas (Se recuerda que el aforo será reducido, y que es obligatorio acudir con mascarilla y cumplir con las medidas que aconsejan las autoridades sanitarias para evitar los contagios de covid19).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar

Los trabajos han sido realizados por la Brigada de Patrimonio del Centro de los Oficios dependiente de la Concejalía de Acción y Promoción Cultural El Ayuntamiento de León ha restaurado la escultura ‘León, ciudad bimilenaria’ de Juan Carlos Ponga que se encuentra situada en la plaza San Marcelo de la ciudad y que se encontraba muy deteriorada. Una intervención que ha sido posible gracias a la Brigada de Patrimonio del Centro de los Oficios dependiente de la Concejalía de Acción y Promoción Cultural que dirige Evelia Fernández. En los trabajos, en los que se ha repuesto el 80 por ciento de la peana hecha en piedra caliza, también se ha reparado la cimentación de la maqueta cuyas placas originales se habían caído, separado y agrietado. El taller de cantería del Centro de los Oficios ha retirado todas las piedras de la peana de las que solo se ha podido recuperar una pequeña parte. El resto se ha sustituido por piedra de las mismas canteras. Previamente, y para evitar futuros desperfectos, se han cimentado las caras posterior y lateral y se han colocado las placas laterales, de tres centímetros de espesor, unidas con grapas de acero inoxidable entre sí a la cimentación. También se han retirado todos los sillares moldurados del perímetro superior y ocho centímetros de espesor, se han limpiado los que se han podido reutilizar y el resto se ha repuesto con piezas nuevas. Además, los trabajadores del Centro de los Oficios han nivelado y afinado todas las piedras de la peana y, posteriormente, siguiendo las directrices del autor de la obra y bajo la supervisión del arqueólogo municipal, Victorino García Marcos, han limpiado la escultura con agua a presión y detergente neutro y la han lavado con cera líquida y agua. También se ha colocado una cinta de neopreno perimetral entre las bases de las maquetas y los sillares horizontales de la peana para amortiguar las dilataciones del bronce.