Madrid es una catástrofe

No me extraña que Madrid se autoproclame “zona catastrófica”, lo son.  

Seguro que si tienes un amigo o un familiar en Madrid habréis tenido algún roce en estos últimos  días a consecuencia de los 50 centímetros de nieve que han caído en la ciudad más moderna,  más cosmopolita, más rica y con más recursos de España. Seguro que tu familiar o tu amigo se  habrá sentido ofendido cuando has querido comparar sus 50 centímetros de nieve con los casi 2  metros que han caído en tu pueblo a 400 kilómetros del ombligo de España. Seguro que tu  familiar o tu amigo te habrá respondido argumentando que “es que ahí es normal” y “pero es  que ahí estáis acostumbrados”. ¡Claro! Aquí en los pueblos indígenas del norte, donde vivimos en  cuevas alrededor del fuego y vestimos pieles de oso, estamos acostumbrados a que nos caigan  espesores de 2 metros. Aquí que nuestros abuelos siguen andando apoyando los pies y las  manos no tienen ningún problema para no resbalar con el hielo. Además como nos dedicamos  exclusivamente a la ganadería tenemos un tractor en cada casa para desplazarnos hasta el  consultorio médico que desde hace un par de años está a 20 kilómetros de casa. ¿Quién no  tiene en su pueblo un hipermercado debajo de su casa, una gasolinera al final de la calle, una  farmacia dentro del hipermercado, una estación de metro por cada lado de la acera y un  colegio a 10 minutos andando? 

Aquí estamos acostumbrados a que las vacas se abran paso entre la nieve sin apenas asomar la  cabeza a 25 grados bajo cero, a ver a los ciervos buscar refugio en los alrededores de las casas,  a ver la nieve por encima de la ventana, a que cuelguen carámbanos de 1 metro de los aleros  en forma de aguja, a que los niños se desplacen en autobús a un colegio a 30 kilómetros de su  casa, a que los operarios de las quitanieves queden sepultados bajo un alud mientras intentan  acceder a pueblos que llevan aislados durante varios días, sin luz, sin internet y sin calefacción  porque no hay ni luz que está averiada ni agua, que está congelada. 

Pero parece ser que para ellos somos los indígenas del norte, tribus aisladas en las montañas  acostumbrados a este tipo de fenómenos meteorológicos extremos. Y no, a lo que estamos  acostumbradas aquí, en el norte, es al trabajo comunal, al sacrificio, a la indiferencia de las  administraciones, a tener que resolver nuestros problemas entre nosotros sin apenas recursos, a  ser pacientes, a asumir las cosas tal y como vienen, a prepararnos en otoño para el invierno  (que siempre llega), a empatizar con quienes están en una situación peor que la nuestra para  priorizar las ayudas y a respetar con humildad la naturaleza; con su paz y con su ira.  

Quienes mejor entendemos los problemas de la nieve en Madrid quizás seamos nosotros y nos  duele profundamente que ahora que vosotros ya sabéis lo que se sufre con la nieve demostréis  tanta falta de empatía y abuséis de los recursos que no alcanzan para todos.  

Después de veros en vuestros especiales de televisión cómo cunde el caos con 50 centímetros  de nieve, cómo se limpian cornisas con espumaderas, trineos tirados por perros, guerras de bolas  de nieve en plena pandemia, botellones a 10 grados bajo cero, coches saliendo por las rampas  de los aparcamientos, autobuses abandonados en la M30, exhibiciones de snowboard en el  parque del retiro, comparecencias de ministros, reuniones de última hora, caravanas de la UME,  Cruz Roja, colegios cerrados, vuelos cancelados, confrontación política sobre la toma de  decisiones… como para no autoproclamaros zona catastrófica… 

Que la ciudad más moderna, más cosmopolita, más rica y con más recursos de España se  ponga en primer lugar a mamar de la teta no me digáis que no es una catástrofe. 

Carlos Fernández Morán

Lucha por la Montaña

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *