Izquierda Unida de León local participará en la caravana convocada por la Asociación Medioambiental Valle de Valdearcos.

Este domingo, 28 de febrero, saldrá desde Reliegos una caravana de protesta, con vehículos, para tratar de frenar la instalación de la  planta de lodos. El recorrido comienza en Reliegos. Sale del centro de salud a las 10:30. Pasará por Mansilla de las Mulas y del Esla, Villomar, Villalquite y diversos pueblos de la zona hasta volver al punto de partida. Una vez allí se realizará una marcha hacia el lugar donde se instalaría la planta de compostaje, donde se leerá un manifiesto.

 

Izquierda Unida explica que el problema surge en el 2016. El informe urbanístico para autorizar la planta lo realizó la Junta de CyL, en vez del Ayuntamiento. Con lo cual, ya  comenzó como una imposición a los pueblos afectados. En esta planta se depositarán el 70 por ciento de los lodos de Castilla y León. Sin contrapartidas y sin que se trate de una planta de tratamiento y aprovechamiento de residuos, sino un lugar de mero almacenaje que tendrá graves repercusiones medioambientales. A partir del año 2020 la puesta en marcha de la planta se aceleró, pero sin embargo, faltan informes, no hay transparencia y se incumple legislación a diversos niveles. Según Carmen Franganillo, coordinadora local, esta planta “Es un simple depósito de lodos. Sin valorizar, sin protección, con posibilidades de filtración. Al lado de un arroyo y de acuíferos.”

Según Víctor Bejega, secretario de organización de IU local y arqueólogo, además del problema medioambiental existe otro, no menos importante, que afecta al patrimonio arqueológico leonés, porque afecta a la mal llamada Vía Trajana y al camino de Santiago. Encima de cuyos trazados se construirían las vías de acceso de los camiones a la planta.

IU anuncia que la Plataforma, en la que la organización participa, judicializará la decisión de la Junta de Castilla y León. Izquierda Unida es partidaria de utilizar todas las acciones necesarias para frenar este nuevo despropósito de la Junta que no deja a León más salidas que acabar siendo el vertedero de la Comunidad o la fábrica de electricidad, a costa de nuestro patrimonio y poniendo en peligro nuestro medioambiente, y sin que ello signifique repercusión en puestos de trabajo o mejora de la economía de la zona. Además, esta planta puede significar pérdidas económicas para los pueblos que viven del turismo del Camino de Santiago. León no será el vertedero de la Junta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *