El PP lleva al Pleno censar las instalaciones de amianto a lo que obligará en breve la Ley

El solar de Oblanca sigue sin informe que evalúe el coste de su limpieza pese al compromiso de hace meses de la alcaldesa

 

El Partido Popular de San Andrés del Rabanedo ha presentado una moción, que será debatida en el Pleno Ordinario que celebrará este jueves la Corporación Municipal, en la que propone que el Ayuntamiento de San Andrés inicie los trámites necesarios para realizar el censo obligatorio de instalaciones con amianto que será obligatorio en cuánto se apruebe la nueva Ley de Residuos que elabora el Gobierno de España. 

 

Los populares explican que la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados obligará a todos los ayuntamientos de España a elaborar un censo de instalaciones con amianto y un calendario para la retirada de este material cancerígeno antes de diciembre de 2022. Según las previsiones, el Proyecto de Ley de Residuos que ultima el Ministerio de Transición Ecológica en el que se incluirán medidas contra el amianto sea aprobado esta primavera para ser enviado a las Cortes para su tramitación definitiva. 

 

El censo que debe elaborar cada Ayuntamiento tendrá carácter público y será remitido a las autoridades sanitarias y medioambientales competentes de las comunidades autónomas, las cuales deberán inspeccionar para verificar, respectivamente, que se ha retirado y enviado a un gestor autorizado.

 

En el municipio de San Andrés del Rabanedo el mayor foco de amianto se encuentra en el antiguo solar de Oblanca y sobre el que el PP ha solicitado tanto su limpieza como su vallado (el actual está caído) sin que haya obtenido respuesta alguna desde hace meses por parte del Consistorio. Y eso, recuerdan desde el PP, que la alcaldesa de San Andrés, Camino Cabañas, se comprometió a realizar un informe para valorar la situación del solar así como el coste económico real de su limpieza hace meses sin que, hasta la fecha, haya habido noticia alguna. Un solar que está rodeado de decenas de viviendas y cuyos residentes respiran el aire contaminado con amianto cada día.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que cada año en Europa se diagnostican entre 20.000 y 30.000 nuevos casos de enfermedades relacionadas con el amianto. El RD 396/2006 permite el uso de la ‘uralita’ instalada solamente hasta el final de su vida útil que se estima de media entre 25 y 35 años, según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo y otros estudios del sector de la construcción. Desde 2014 no se puede ni vender ni adquirir productos con amianto. El amianto es un material tóxico que se disgrega en pequeñas fibras que se desprenden en el aire. La exposición continua al amianto puede provocar problemas respiratorios por inhalación de las fibras de este mineral y puede derivar en enfermedades muy graves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *