6.7 C
León
jueves, 23 mayo 2024

El Hospital San Juan de Dios de León abre una nueva consulta de Dietética y Nutrición

  • El centro médico-quirúrgico ha ampliado su cartera de servicios con un servicio destinado a todo aquel paciente que “esté preocupado por su relación con la comida
  • Su responsable, Pablo Rodríguez Bernal, incide en la motivación, necesaria tanto para iniciar un cambio de hábitos como para mantenerlos, como la clave del éxito
  • “Habitualmente comemos solos, rápido y distraídos”, confiesa el especialista en una llamada a practicar una alimentación consciente que debe dejar a un margen las pantallas y retomar la dieta mediterránea.

El Hospital San Juan de Dios de León ha ampliado su cartera de servicios con una consulta semanal de Dietética y Nutrición destinada a todo aquel paciente que “esté preocupado por su relación con la comida” en una sinergia con otras especialidades como Endocrinología y Digestivo como ya ocurre con la Unidad de Obesidad.

Su responsable, Pablo Rodríguez Bernal, recuerda que “con menús equilibrados -aquellos que contienen la energía y todos los nutrientes en cantidad y calidad suficientes- se pueden prevenir muchas enfermedades”. En este sentido, este nuevo recurso dará respuesta a personas sanas que quieran mejorar su alimentación, pero también a aquellas con alergias e intolerancias, patologías asociadas como la obesidad, la hipertensión y la diabetes.

Hambre real vs hambre emocional

“Habitualmente comemos solos, rápido y distraídos”, confiesa el nutricionista en una llamada a practicar una alimentación consciente que debe dejar a un margen las pantallas y retomar una pauta mediterránea que es menos calórica (menos proteínas y grasas) y más rica en fibra, carbohidratos y micronutrientes (vitaminas y minerales). “Comer sano no es necesariamente caro. Además, muchas veces el hambre es emocional, no real. Utilizamos la comida para sentirnos mejor, llenar vacíos”, explica.

La motivación, en sus propias palabras, es clave no solo para iniciar un cambio de hábitos, sino también para mantenerlos. “La palabra dieta indica restricción y temporalidad, por lo que muchas veces tiene un efecto rebote cuando no se han afianzado hábitos saludables”, considera el profesional para quien la báscula “no es un buen indicador ni herramienta completamente necesaria en la consulta de nutrición” siendo muchas veces una fuente habitual de frustración y una mala herramienta a la hora de medir resultados en salud.

Pablo Rodríguez Bernal

“Es mejor hacer un estudio de la composición corporal (bioimpedancia) y, a partir de ahí, trabajar en un estilo de vida saludable que perdure en el tiempo”, asegura el especialista que, tras graduase en Nutrición Humana y Dietética por Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid (UVa), optó por cursar el posgrado en Nutrición y Dietética Aplicada a la Actividad Física y Deporte del Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Cataluña (CoDiNuCat).

No obstante, con la nutrición clínica en mente, pasó de una pequeña clínica al Hospital San Juan de Dios de León con el reto de integrarse en un equipo multidisciplinar. Aquí ha diseñado un protocolo para evaluar el riesgo de desnutrición en el paciente hospitalizado mayor de 65 años. Una realidad, asociada también al envejecimiento de la población, que, según el estudio SeDREno, afecta a uno de cada tres pacientes. Esta iniciativa pasa por realizar un cribado dentro de las primeras 48 horas para determinar el estado nutricional de un paciente que es habitualmente pluripatológico y actuar en consecuencia.

“Hay que generar conciencia de que la desnutrición ralentiza la recuperación y en algunos casos empeora el cuadro patológico”, apostilla en el marco de la Semana de Concienciación sobre la Malnutrición organizada por la Sociedad Española de Nutrición Clínica y Metabolismo (ESPEN). Además, aboga por la incorporación de la figura del dietista-nutricionista en el Sistema Nacional de Salud (SNS) como ya han hecho muchos centros de San Juan de Dios. Entre ellos, los de León, Burgos, Santurtzi o Sant Boi de Llobregat: “La atención nutricional debe tener una prioridad mucho mayor como parte del tratamiento del paciente en todos los entornos asistenciales, desde Atención Primaria a Especializada”.

 

Artículos Relacionados

Últimas Publicaciones