7.4 C
León
viernes, 9 diciembre 2022

El nuevo Centro de Cría del Urogallo de Valsemana se convierte en referencia internacional en el ámbito de la investigación con una inversión de más de 2 millones de euros

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha visitado esta martes el nuevo Centro de Cría del Urogallo, construido por la Junta en la finca de Valsemana, en el término municipal leonés de La Ercina, con el fin de que sea el centro de referencia para la mejora del conocimiento, investigación y tecnologías aplicadas a la conservación y reproducción del urogallo a nivel internacional. El nuevo centro de cría ha supuesto una inversión de 2,2 millones de euros, financiado por la Junta de Castilla y León y el Gobierno de España, y otra adicional de la Administración autonómica de más de 700.000 euros para 2023.

El Centro de Cría del Urogallo se encuentra ubicado dentro de la finca de Valsemana, en el término municipal de La Ercina, en una zona forestal mixta de pinos y robles. Se trata de un enclave aislado, alejado de zonas urbanas, y únicamente accesible a través de una pista forestal. Esto permite mantener una atmósfera tranquila y sin sobresaltos tanto dentro del centro como en sus inmediaciones, indispensable para el bienestar de los ejemplares.

Las instalaciones del centro están diseñadas en base a la experiencia y a las recomendaciones de criadores públicos y privados de urogallos de España y otros países de Europa. También se han considerado los resultados y la información adquiridos a lo largo de los años en los centros de cría de Polonia, Pirineos y Sobrescobio (Asturias).

En el centro se desarrollarán dos programas distintos de cría: cría natural y cría artificial. El fin último del Centro de Cría del Urogallo de Valsemana es servir de apoyo en la recuperación de la población silvestre de urogallo mediante la liberación de individuos criados en cautividad, reforzando así el programa de conservación ex situ de la especie.

Una inversión global de 5,1 millones hasta 2026

Desde el año 2019 hasta la actualidad, la inversión realizada por la Junta en este nuevo centro de cría ha ascendido a 2.200.365 euros, financiado por el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico y por la Junta de Castilla y León. El centro es de titularidad de la Junta y estará gestionado por personal público de esta administración.

Adicionalmente la Junta mantiene un equipo de campo específico para la ejecución del Plan de Monitorización del urogallo, con una inversión anual de más de 150.000 euros, financiado con cargo al instrumento financiero europeo FEADER.

Durante este año 2022, y con cargo a la Conferencia Sectorial (cuya transferencia es de 773.804 euros) se están financiando nuevas actuaciones de mejora de infraestructuras en el centro de cría, así como los gastos de funcionamiento del centro.

Finalmente, la Junta invertirá otros 2 millones de euros en actuaciones en el período 2022-2026 para la mejora del hábitat del urogallo.

Todas estas actuaciones –mejora de hábitats y de refuerzo al programa de conservación ‘ex situ’– supondrán una inversión total de más de 5,1 millones de euros para el periodo 2019-2026.

La puesta en funcionamiento del centro de cría ha permitido la creación de siete nuevos puestos de trabajo, de los cuales seis son a tiempo completo y uno a tiempo parcial: un veterinario director del centro, dos biólogos técnicos de apoyo, una investigadora postdoctoral y tres peones especialistas de apoyo al mantenimiento, manejo y estudio del comportamiento animal. El personal del centro ha recibido formación especializada.

Colaboración Junta-Gobierno para un centro de referencia internacional en investigación

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio ha destacado la importancia de la colaboración intensa de la Junta de Castilla y León con el Gobierno de España, y con las principales sociedades científicas en Europa para avanzar en la investigación de técnicas reproductivas con el urogallo, principalmente relacionadas con la reproducción artificial,

Entre este tipo de colaboraciones, destaca la mantenida con el Grupo de Investigación en Fisiología y Tecnologías de la Reproducción en Especies Silvestres, del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA-CSIC), que trabaja en el refuerzo de las poblaciones silvestres con ejemplares nacidos en cautividad; y el convenio firmado con el Instituto de Biología Evolutiva del CSIC para el estudio genómico de las poblaciones silvestres de urogallo y de los ejemplares en cautividad, a los efectos de analizar las relaciones de parentesco, conectividad y endogamia en los ejemplares.

La pasada semana, personal técnico del Gobierno francés del Ministerio para la Transición Ecológica y Cohesión Territorial y de la Agencia Francesa de la Biodiversidad acompañaron al personal técnico de la Junta de Castilla y León para conocer las nuevas instalaciones del Centro de Cría del Urogallo de Valsemana, así como las líneas de trabajo que Castilla y León está desarrollando para la mejora del estado de conservación de esta especie.

Situación actual de la población de urogallo cantábrico

La población de urogallo cantábrico ha experimentado en las últimas décadas un severo declive en toda su área de distribución. En los 2018 y 2019 se llevó a cabo una estimación del tamaño de la población de la especie en toda su área de distribución mediante el genotipado de muestras no invasivas de urogallo, combinado con un modelo de captura-recaptura espacialmente explícito, obteniendo una estimación de 200 urogallos en España. De los ejemplares estimados en 2019, el 80% se encuentran en Castilla y León, y aproximadamente dos tercios de los individuos fueron sexados como machos.

La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad establece que “como complemento a las acciones de conservación in situ, para las especies incluidas en el Catálogo Estatal de Especies Amenazadas, la Comisión Estatal de Patrimonio Natural y la Biodiversidad impulsará el desarrollo de programas de cría o propagación fuera de su hábitat natural, en especial cuando tales programas hayan sido previstos en las estrategias de conservación, o planes de recuperación o conservación”.

La Estrategia para la Conservación del Urogallo Cantábrico en España incluye la recomendación de establecer un programa de cría en cautividad de urogallo cantábrico, así como su correspondiente protocolo de reintroducción o refuerzo de poblaciones.

En este marco se redactó el primer Programa de Conservación ex situ del Urogallo Cantábrico, que pretende reducir el actual grado de amenaza de la población de esta especie, estableciendo una población cautiva, viable desde el punto de vista sanitario, genético y demográfico; produciendo urogallos adecuados desde un punto de vista etológico, sanitario, reproductivo y genético para su liberación futura, y reforzando o reintroduciendo poblaciones de urogallo estableciendo zonas óptimas para su liberación. Asimismo, con este Programa de Conservación se pretende asegurar su conservación a largo plazo a través de técnicas de conservación y manejo de ejemplares de la especie fuera de su hábitat natural durante una o varias fases de su ciclo vital.

Objetivos del Centro de Cría del Urogallo de Valsemana

El objetivo general del nuevo Centro de Cría del Urogallo de Valsemana es el apoyo en la recuperación de la población silvestre de urogallo mediante la liberación de individuos criados en cautividad.

Como objetivos parciales para su consecución, la Junta se ha marcado los siguientes:

  • Obtener un amplio número de ejemplares fundadores con una adecuada variabilidad genética (bajos niveles de endogamia)
  • Asegurar una máxima diversidad genética entre los ejemplares del centro a largo plazo (será necesaria la incorporación anual de nuevos ejemplares para la renovación del plantel reproductor).
  • Protocolizar un manejo diferenciado entre los individuos a liberar en el medio natural y los reproductores.
  • Desarrollar un estricto protocolo sanitario que mantenga a los ejemplares residentes libres de patógenos en todas las clases de edad (huevo, pollo, juvenil y adulto).
  • Elaborar un programa nutricional completo y adaptado a las necesidades energéticas de los ejemplares para cada época del año.
  • Desarrollar un programa de investigación aplicada a la especie, centrada en la nutrición y en los factores influyentes en el periodo de cría.
  • Realizar extracciones periódicas de semen, tanto de ejemplares cautivos como salvajes, para su criopreservación y la posterior constitución de un banco de esperma.
  • Desarrollar y testar diferentes protocolos de cría artificial y natural tratando de maximizar el número de huevos fértiles obtenidos por hembra e implantando a corto-medio plazo técnicas de inseminación artificial.
  • Asegurar el bienestar de los animales promoviendo el desarrollo de un vínculo positivo entre los ejemplares y los cuidadores que minimice las situaciones de estrés.

Dada la delicada situación poblacional del urogallo en España (y, por tanto, el valor de los ejemplares salvajes), así como la complejidad que implica su mantenimiento y cría en condiciones de cautiverio, el programa de cría ha comenzado su desarrollo de con una línea de experimentación con individuos centroeuropeos procedentes de criadores particulares de España y resto de Europa. El manejo previo de estos ejemplares está permitiendo adquirir los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para poder afrontar con garantías un programa de cría con individuos ibéricos.

Instalaciones del nuevo Centro de Cría del Urogallo de Valsemana

A) Edificio principal, que diferentes salas sometidas a una zonificación en función de su grado de limpieza y/o esterilización:

– Zona sucia, de acceso libre: oficinas, el vestíbulo, los baños, los vestuarios, la sala de caldera/almacén y la cocina de ejemplares adultos.

– Zona semi-limpia, de acceso limitado: sala de necropsias/sala de operaciones y la sala de rayos- X.

– Zona limpia, de acceso restringido al personal del centro. Comprende el vestuario, la sala de incubación, la sala de nacimientos, el laboratorio, la sala de nitrógeno líquido, la sala de impronta, la guardería y la cocina de pollitos.

En la entrada de cada sala se han colocado varios pediluvios con una potente solución desinfectante para evitar la contaminación cruzada entre espacios.

B) Módulo de pollitos de segunda edad, donde los pollitos permanecerán hasta los dos o tres meses de edad. Consta de 3 Salas: la 1 y 2 alojarán a los ejemplares destinados a la reintroducción y la sala 3 será ocupada por los ejemplares destinados a formar parte del plantel reproductor del centro.

C) Módulos de los reproductores. Consta de dos hileras de 5 tríos de jaulas cada una, donde se alojan los ejemplares que constituyen el plantel reproductor del centro. Su diseño se basa en el carácter polígamo de la especie durante la época de cría, en la que un macho se aparea con varias hembras. En el centro, un macho ocupará siempre la misma jaula, mientras que las hembras tendrán libre acceso a varios machos a través de pequeños pasos entre jaulas.

D) Otras instalaciones y servicios generales: sistema de calefacción; pastor eléctrico y vallado perimetral; potabilizadora; grupo electrónico de electricidad; zonas ajardinadas con riego automatizado y huerto (con especies aromáticas de bajo mantenimiento, como tomillo, lavanda y romero, y con especies tapizantes que aporten producción de frutos consumidos por los urogallos (manzano, majuelo, zarza, madroño); sistema de seguridad y videovigilancia las 24 horas del día; sistema de limpieza y mantenimiento; torre de telecomunicaciones (cobertura de alta velocidad que permite visualizar las cámaras de videovigilancia en tiempo real, tanto desde el centro como a distancia, así como establecer una conexión entre el sistema de sensores y la plataforma territorio inteligente de la Junta de Castilla y León).

E) Dotación de dos grandes apuestas tecnológicas: la equipación del laboratorio con aparatos de última generación (para extracción de muestras biológicas…) y un amplio sistema de sensores en varias salas e instalaciones, conectados a la plataforma de territorio inteligente de la Junta de Castilla y León, que registran diferentes parámetros en tiempo real.

El funcionamiento del Centro de Cría del Urogallo

Su objetivo es trabajar previamente tanto con ejemplares como con huevos de urogallos de linaje boreal y centroeuropeo para poner a punto las técnicas y protocolos de manejo, incubación y alimentación previamente a la llegada de ejemplares ibéricos.

En septiembre y octubre de 2021 el centro recibió 24 ejemplares juveniles de urogallo de origen centroeuropeo: 8 procedentes de Austria (4 machos y 4 hembras), más 6 de Holanda (2 machos y 4 hembras), más 6 de Castro Urdiales (Cantabria) de diferente edad (3 machos y 1 macho y 2 hembras (más jóvenes que los anteriores), y 4 hembras procedentes de Bélgica.

Para el correcto funcionamiento del centro se están redactando una serie de documentos detallados para estandarizar la metodología de trabajo y hacerla replicable en futuros proyectos con la especie.

Plan de trabajo para este año 2022

Se continúa con las gestiones para adquirir nuevos individuos centroeuropeos que permitan probar y poner a punto las técnicas de reproducción asistida y manejo para aplicarlas a las poblaciones ibéricas. Así, se ha planeado la construcción de un nuevo edificio para albergar los módulos destinados exclusivamente al proceso de cuarentena de los individuos llegados al centro. Se ubicará a cierta distancia de los edificios principal y del módulo de pollitos de segunda edad.

Se ha iniciado la formación del stock reproductor de los ejemplares del centro de cría, disponiendo en la actualidad de 10 pollos de más de 3 meses de la población cantábrica (5 machos y 5 hembras), así como una urogallina adulta irrecuperable tras una fractura en ala.

El objetivo teórico del Centro de Cría del Urogallo es disponer de 20 machos y 50 hembras como plantel de reproductores; se alcanzaría en aproximadamente 5 años, dependiendo de la incorporación de ejemplares a través de la retirada de puestas silvestres en la población cantábrica y pirenaica. A su vez, el objetivo sería reintroducir a partir del sexto año un número próximo a los 50 pollos.

Estas cifras son un reto para el programa de conservación ex situ, y para el Centro de Cría de Valsemana en particular, por lo que se está trabajando en colaboración con instituciones en España y Europa para la investigación y desarrollo de técnicas reproductivas con el urogallo, principalmente relacionados con la reproducción artificial, de la mano del Grupo de investigación en Fisiología y Tecnologías de la Reproducción en Especies Silvestres del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA-CSIC), con el objetivo final de reforzar las poblaciones silvestres con ejemplares nacidos en cautividad.

Artículos Relacionados

Sigue Conectado

200SeguidoresSeguir
- Advertisement -
Google search engine

Últimas Publicaciones