El Partido Popular de San Andrés del Rabanedo ha logrado el apoyo unánime de todos los grupos políticos para que el Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo inicie los trámites para desenterrar el manantial que se tapó con tierra y cascajo en los años 70 situado entre las calles La Fuente y La Serna, y que muchos problemas de humedades ha traído para los vecinos que residen en estas zonas de Trobajo del Camino.
La puesta en valor de este acuífero fue defendida por el concejal popular, Alfonso Astorga Redondo, que destacó que el manantial situado en la calle La Fuente ha escrito buena parte de la historia de Trobajo del Camino, hasta que en los años 70 se tapó para meter lo que serían las tuberías de la traída del agua. Los problemas que generó a los vecinos de la zona provocó que en 1983 se realizará otra actuación que enterraría aún más la fuente, según consta en los archivos municipales.
Alfonso Astorga añadió que el punto en el que se encuentra el manantial, y en concreto las calles Iglesia y La Fuente, forman parte de la Vía Pecuaria Cordel De Merinas, de la que quedan muy pocos vestigios y que cada año se pone en valor cuándo pasan las ovejas trashumantes. “Por eso su recuperación daría valor añadido al patrimonio no sólo de Trobajo del Camino sino también del municipio”, insistió.
Se trata de una zona no exenta de problemas de humedades desde entonces, sobre todo en las viviendas colindantes. Tanto es así que ya una moción presentada por el Partido Popular en marzo del 2000 solicitó solventar los problemas endémicos que padecían los vecinos de las calles La Fuente, Menéndez Pidal, Clavel y La Serna, en Trobajo del Camino. En aquel entonces, y según se recoge en el acta correspondiente, todos los grupos políticos se manifestaron a favor de desenterrar el manantial que, por razones de historia, debería conservarse y proceder así a la recuperación de la zona.
El espacio dónde estaba ubicada la fuente y el entorno es conocido como La Cascajera y fue una de las primeras zonas dónde se expandió Trobajo del Camino, pues el cascajo del terreno facilitaba que estuviera saneado y libre de humedades, al contrario de otras partes del pueblo. La fuente abastecía a todo el vecindario y era punto de referencia y juegos para los niños en el siglo pasado. Su historia se pierde en el tiempo puesto que las generaciones más mayores que aún viven en esta localidad la recuerdan siempre ahí, según añoran numerosos vecinos con quienes hemos hablado a la hora de abordar esta moción.

Por leon24