13.7 C
León
martes, 18 junio 2024

El robot da Vinci X llega a los quirófanos del Hospital San Juan de Dios de León

  • El centro médico-quirúrgico ha incorporado un sistema de ABEX Excelencia Robótica que mejorará los resultados, la precisión y la seguridad de la actividad quirúrgica
  • Se trata de la plataforma más evolucionada destinada al campo de la cirugía mínimamente invasiva en el marco de una importante inversión en tecnología y calidad asistencial que supera los 1,2 millones de euros.

El Hospital San Juan de Dios de León ha incorporado el robot da Vinci X a su oferta asistencial, un sistema de ABEX Excelencia Robótica que se revela como la plataforma más innovadora en la actualidad para cirugía mínimamente invasiva. El centro médico-quirúrgico se suma así a una nómina de 120 hospitales españoles donde médicos y pacientes ya forman parte de la élite mundial con acceso a la cirugía robótica.

El da Vinci X, un gigante de cuatro brazos como patas de araña con precisión más que milimétrica –al eliminar cualquier temblor- ayuda a “entrar en el cuerpo del paciente sin limitaciones” al tener más rango de movimiento que el de la mano y ver en la consola el campo que se está operando en tres dimensiones con instrumentos quirúrgicos como bisturís, tijeras o pinzas de electrocoagulación.

Su presencia en los quirófanos hará posible –en un primer momento- abordar cirugías complejas en las especialidades de Urología y Cirugía General y de Digestivo, aunque podrá ser utilizado en otras como Ginecología, Cirugía Torácica, Otorrinolaringología y Cirugía Pediátrica. “En el campo de la cistectomía, podremos hacer vejigas nuevas intracorpóreamente”, celebra Miguel Ángel Alonso Prieto, especialista en Urología y Cirugía Endoscópica del Hospital San Juan de Dios de León, tras subrayar sus principales bondades: reduce el riesgo de infecciones, la pérdida de sangre y el dolor postoperatorio, disminuyendo el tiempo de recuperación del paciente -al dejar cicatrices más pequeñas- y acortando su estancia hospitalaria.

En cuanto a sus principales indicaciones quirúrgicas, en un 70 por ciento urológicas, Alonso Prieto señala la prostatectomía radical (extirpación de la próstata por cáncer), la nefrectomía parcial en tumores renales y la cistectomía (extirpación de la vejiga). De igual modo, se utiliza en algunas cirugías colorrectales, ginecológicas (sobre todo en la histerectomía radical por cáncer de cérvix o endometrio), pediátricas, cardiovasculares y otorrinolaringológicas.

“Principalmente, lo que se busca es un beneficio funcional pensando en la calidad de vida del paciente”, indica poniendo como ejemplo los efectos adversos de la prostectomía: incontinencia urinaria y disfunción eréctil. “No basta con curar el cáncer”, según remarca un profesional que también trabajará en San Juan de Dios mano a mano con el doctor Miguel García Sanz, experto en cirugía de prolapso o caída del suelo pélvico.

El da Vinci X, que solo ejecutará lo que el cirujano le ordene, tiene un coste superior a los 1,2 millones de euros. Mediante técnicas de laparoscopia (la inserción de pequeños tubos en el abdomen), el robot permite trabajar con una gran precisión y llegar a zonas anatómicas de difícil acceso. “Los avances tecnológicos representan una oportunidad que un centro sanitario debe aprovechar a fin de poder ofrecer siempre los mejores servicios y los tratamientos más innovadores a sus pacientes”, asegura Juan Francisco Seco, director gerente del Hospital San Juan de Dios de León, sin dejar pasar por alto que “el trabajo del médico, en el marco de este diálogo directo y estrecho entre medicina y robótica, cambia y evoluciona, actualizándose para conocer y hacer frente a nuevos desafíos que nunca se habían afrontado”.

Cirugías ROSA en los quirófanos

Hace tan sólo unos meses que el Hospital San Juan de Dios de León también ha apostado por la cirugía robótica para las intervenciones de prótesis de rodilla tras convertirse en el primer centro privado de Castilla y León (en este caso, sin ánimo de lucro) en contar con el robot quirúrgico ROSA (Robotic Surgical Assistant, por sus siglas en inglés) de la firma Zimmer Biomet.

Este asistente quirúrgico -que cuenta con un brazo robotizado y un software sofisticado para informar al cirujano sobre detalles anatómicos que permiten ajustar, de forma adecuada, el implante- ya está beneficiando a pacientes privados, pero también a todos aquellos que derivados en virtud del Convenio Singular de Vinculación (CSV) con la Gerencia Regional de Salud (Sacyl)”. Un acuerdo por el que San Juan de Dios lleva a cabo 1.590 procedimientos quirúrgicos al año.

 

Artículos Relacionados

Últimas Publicaciones