7 C
León
viernes, 9 diciembre 2022

Este año los disfraces de Halloween vienen con retraso

  • La Guerra de Ucrania, los nuevos brotes de la Covid-19 en el gigante asiático y la volatilidad en las relaciones internacionales determinan que el plazo de entrega de los pedidos procedentes del mercado asiático se haya incrementado entre un 10 y un 20%.
  • Para Juan José Montiel, profesor de EAE Business School, “la actual coyuntura está provocando una subida en los precios de la cadena de suministro de un 10-15% en el coste de producto, pero, afortunadamente, el precio de los fletes está bajando”.
  • La cadena de suministro actual sufre una gran volatilidad y cualquier nueva circunstancia surgida en el contexto geopolítico actual puede darle un vuelco dramático en los próximos meses o, por el contrario, apuntalar su recuperación.

Este año, puede que no todos los fans de Halloween tengan su disfraz a tiempo. Según Juan José Montiel, profesor y director del Máster Global en Supply Chain Management de EAE Business School, la Guerra de Ucrania, los nuevos brotes de la Covid-19 en el gigante asiático y la volatilidad en el contexto geopolítico internacional están motivando que el plazo de entrega de los pedidos procedentes del mercado asiático, origen de la mayoría de los disfraces y complementos de esta fiesta, se hayan incrementado entre un 10 y un 20%, con frecuentes envíos retrasados. Esta ralentización en la cadena de suministros está determinando, como es lógico, una subida de precios en torno a un 10%. Montiel estima que “esta situación continuará hasta que el contexto sanitario se estabilice en China o, poco probable, las autoridades relajen las medidas de confinamiento que establece la estricta política de Covid Cero que están aplicando”.

Así pues, este contexto puede hacer que, “mientras que algunas firmas como Funidelia, marca de referencia en el mercado de disfraces español y europeo, han hecho sus deberes anticipando las compras y los suministros, este año muchos comercios y tiendas menos previsores no tengan stock para hacer frente a la demanda de disfraces y artículos de Halloween, una fiesta cada vez con más adeptos, tanto en niños y como en adultos, y esencial para el sector de ocio”, añade el profesor de EAE Business School. El año pasado, la Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos (España de Noche) previó una facturación de 700 millones en esta jornada festiva, marcando el un punto de inflexión para la recuperación del sector.

Sin embargo, también se presentan oportunidades. Así, Juan José Montiel asegura que “otros países manufactureros del lejano oriente, como Vietnam o la India, o más cercanos, como Turquía, pueden aprovechar esta coyuntura. No olvidemos que casi el 90% del textil del sector del disfraz europeo es producido en Asia”.

Como tendencia, cabe destacar que el disfraz sigue potenciando, como gran nicho de negocio, el mundo del licensing. Es decir, la firma de acuerdos con las grandes marcas de personajes del mundo de los superhéroes y otros personajes de ficción del mundo audiovisual, tanto para el público infantil como para los adultos, que permita la fabricación y distribución de disfraces con esta temática. 

Cadena de suministro en España

En España, el sector de transporte y logística representó un 4% del Valor Añadido Bruto en 2021 y es una actividad estratégica para las empresas y la economía. No olvidemos que, en el pasado año 2021, el 23% de las importaciones españolas provino del continente asiático.

A pesar de la volatilidad del contexto económico, la cadena de suministro tiende lentamente a normalizarse apoyándose en unos precios de contenedores para los fletes desde puertos chinos que, si el año pasado por estas fechas se situaban entre 12.000 y 15.000 USD/TEU, en la actualidad rondan entre 2.000 y 3.000 USD.

Sin embargo, según el último informe de la OMC, fechado el pasado 5 de octubre, el comercio mundial crecerá en torno al 3,5% en 2022, pero se ralentizará hasta el 1% en 2023 cuando el crecimiento de las grandes economías se reduzca. La guerra de Ucrania, los costes de las energías y la alta inflación forzarán una contracción importante del gasto de las economías domésticas, lo que impactará negativamente en el consumo y, por tanto, en el comercio y la industria manufacturera.

Artículos Relacionados

Sigue Conectado

200SeguidoresSeguir
- Advertisement -
Google search engine

Últimas Publicaciones