7.6 C
León
miércoles, 19 junio 2024

Las mujeres tienen un 17% más de riesgo de morir y el doble de probabilidades de sufrir una lesión cerebral en un accidente de tráfico

  • Estudio “Coches seguros para todos. Análisis de la accidentalidad bajo una perspectiva de género (2012-2021)”
  • Las conductoras tienen un 17% más de riesgo de morir y el doble de probabilidades de sufrir una lesión cerebral grave que los hombres. Además, también tienen casi un 50% más de posibilidades de tener una fractura craneal.
  • Al no llegar bien a los pedales, muchas mujeres se ven obligadas a acercarse demasiado al volante, lo que incrementa notablemente la probabilidad de sufrir lesiones graves en el tórax, la cara y el cuello cuando se activa el airbag.
  • El diseño del cinturón de seguridad favorece el efecto “submarining” en las conductoras, un deslizamiento en el asiento que puede provocar importantes lesiones internas por la presión de la banda inferior sobre el vientre. Además, el cinturón no tiene en cuenta el pecho femenino ni protege adecuadamente los hombros de la mujer.
  • Tradicionalmente, el cuerpo femenino no se ha tenido en cuenta en los crash test, ya que los dummies más usados en estas pruebas han sido dos prototipos masculinos de percentil 50 y 95 y uno femenino de percentil 5 que es una mera adaptación del cuerpo del hombre.
  • Las posibles razones: hay más conductores hombres, conducen más, son los que, generalmente, toman la decisión de compra del coche y tienen peores índices de accidentalidad. De hecho, en la última década, el 90% de los fallecidos en accidente de tráfico en España y el 85% de los heridos graves eran hombres.
  • El 77% de los automovilistas españoles creen que aún existen muchos prejuicios contras las mujeres conductoras. Por Comunidades, Extremadura, Comunidad Valenciana y Castilla La Mancha son los territorios donde más lo creen y La Rioja, Madrid y Región de Murcia, donde menos.

Dummies masculinos de percentil 50 y 95 y modelos femeninos con percentil 5 que no son sino una simple adaptación del cuerpo de los hombres. Esos son los tipos de dummies (los muñecos en forma de maniquíes) que, tradicionalmente, se han venido empleando para las pruebas de seguridad pasiva de los coches, lo que, en gran medida, ha determinado que el diseño de los vehículos esté basado en la anatomía de los hombres y no tanto en la de las mujeres.

Conscientes de ello, la Fundación Línea Directa y la Universidad Pontificia Comillas han realizado un crash test computerizado que reproduce un choque frontal de circunstancias idénticas para ambos géneros: un modelo femenino percentil 50 y un modelo masculino percentil 50. Este crash test ha permitido obtener conclusiones muy llamativas: teniendo en cuenta la anatomía de cada género (determinada a través de una Tomografía Axial Computerizada, TAC por sus siglas), las conductoras podrían tener el doble de probabilidades de sufrir una lesión cerebral grave y casi un 50% más de riesgo de tener una fractura craneal que los hombres en caso de choque frontal. Además, según diversos estudios, las mujeres también tienen un 17% más de riesgo de morir en caso de accidente.

Las razones son claras: al no llegar bien a los pedales, las mujeres de estatura baja o media se ven obligadas a acercarse demasiado al volante, lo que incrementa notablemente la probabilidad de sufrir lesiones graves en el tórax, la cara y el cuello cuando se activa el airbag. Además, el diseño del cinturón de seguridad de los coches favorece el efecto “submarining” en las conductoras, un deslizamiento en el asiento que provoca que, al producirse el impacto, la banda inferior pueda causar importantes lesiones internas. De hecho, es la primera causa de mortalidad fetal por traumatismo. Por otra parte, el diseño de este elemento no tiene en cuenta el pecho femenino ni protege adecuadamente los hombros de la mujer.

Estas son algunas de las principales conclusiones del estudio “Coches seguros para todos. Análisis de la accidentalidad bajo una perspectiva de género (2012-2021)” presentado  por la Fundación Línea Directa y realizado en colaboración con Centro Zaragoza y el Instituto de Investigación Tecnológica de la Universidad Pontificia Comillas y que, entre otros aspectos, analiza la accidentalidad de cada género, las cifras oficiales de accidentes de hombres y mujeres en los últimos 10 años y las pruebas de seguridad pasiva. Además, el informe se completa con 1.700 encuestas a conductores de toda la geografía nacional en las que los automovilistas dan su opinión sobre la relación entre conducción y el género.

Por qué los coches se han diseñado tradicionalmente para el hombre

Las principales razones por la que los coches se centran más en la anatomía masculina son históricas: existe un mayor número de conductores que de conductoras (56% de hombres contra 44% de mujeres, una proporción que aumenta notablemente con la edad), más tiempo de conducción por parte del hombre (+70%), más peso en la decisión de compra del vehículo (+22p.p.) y mayor accidentalidad, lesividad y mortalidad masculinas.

De hecho, según datos oficiales de la DGT, el 90% de los conductores fallecidos en accidente de tráfico en la última década en España y el 85% de los heridos graves eran hombres, con una tasa de letalidad que multiplica por 4 a la de la mujer. Además, el 92% de los conductores que fallecieron en accidente de tráfico en 2022 que dieron positivo en drogas o alcohol eran hombres y el 73% de los sancionados, también lo eran.

Si hablamos del accidente mortal más frecuente también hay diferencias importantes entre géneros. En el caso femenino, el más habitual es una colisión frontal (22%) con un turismo (77%), y en el masculino, el siniestro es una salida de vía con colisión (23%) con un turismo, aunque en una proporción mucho menor (46%).

Qué opinan los españoles sobre las conductoras

El 77% de los automovilistas españoles creen que aún existen muchos prejuicios contras las conductoras, un porcentaje que, en el caso de las mujeres, alcanza el 86%. Por Comunidades Autónomas, Extremadura, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha son los territorios donde más lo creen y La Rioja, Madrid y Región de Murcia, donde menos.

Las conductoras achacan la mayor accidentalidad de los hombres a que, por lo general, “corren más e incumplen más las normas” (34%), mientras que los hombres creen que la causa es que “hacen muchos más kilómetros” (26%), una circunstancia que suelen hacer “por costumbre” (55%). En cualquier caso, persisten algunas actitudes entre ellos, ya que 1 de cada 5 automovilistas hombres reconoce haber insultado a una conductora aludiendo a su género.

Artículos Relacionados

Últimas Publicaciones