5.1 C
León
martes, 7 febrero 2023

Reconocimientos a la Labor Voluntaria en la ciudad de León

“Trabajar sin pedir nada a cambio, solo por ayudar”. Eso es lo que hace el voluntariado de León que, con empeño y esfuerzo, contribuye cada día a hacer de la ciudad un lugar más justo. De ahí que el Ayuntamiento de León entregue anualmente los reconocimientos a la Labor Voluntaria para poner el foco en ese trabajo altruista y plasmar públicamente el agradecimiento y admiración por ello.

El vicerrector de Responsabilidad Social, Cultura y Deportes de la Universidad de León (ULE), Isidoro Martínez Martín, ha participado en la mañana de hoy en la ceremonia de entrega de distinciones que el Ayuntamiento de León concede a la Labor Voluntaria del Año, que se ha desarrollado en el Salón de Plenos del consistorio, presidido por el alcalde, José Antonio Diez, que ha estado acompañado por la concejala de Bienestar Social y Juventud, Vera López.

Los premios han consistido en una placa, un diploma y una cesta de productos de Comercio Justo, y han sido concedidos a la Asociación Leonesa Simone de Beauvoir, que ha estado representada por Laura Fernández Álvarez. En la modalidad de ‘voluntaria distinguida’, ha sido entregado a Nonia Alejandre Aguado-Jolis, presidenta de la Asociación Leonesa con las Enfermedades de la Sangre (ALCLES).

Ambas entidades son “un ejemplo para una sociedad que, a veces, se entretiene en lo urgente en lugar de atender lo importante”. Así lo ha destacado el alcalde de León durante el acto de entrega de estas distinciones que el Consistorio otorga desde hace más de una década.

Laura López, de Simone de Beauvoir; la concejala Vera López; el alcalde de León; el vicerrector de la ULE; y Nonia Alejandre de ALCLES.

En el caso de Simone de Beauvoir, el alcalde de León ha querido destacar sus “35 años de trayectoria trabajando en la erradicación de la violencia de género contra las mujeres, por la eliminación de la violencia vicaria, la educación en igualdad y la atención a las víctimas”. “Pero su trabajo más mucho más allá. Fomentan actividades en favor de la paz, la igualdad, la solidaridad y la cooperación, promueve la cooperación al desarrollo, las políticas de igualdad de género, la inclusión social de todas las personas. Son verdaderas batalladoras por una sociedad justa y un referente en la ciudad en prevención, atención y asistencia a víctimas”, ha incidido José Antonio Diez, quien además ha calificado su trabajo de “incansable e insustituible”. El premio fue recogido por Laura Fernández Álvarez, representante de la asociación.

Nonia Alejandre Aguado-Jolís, presidenta de la Asociación Leonesa con Las Enfermedades de la Sangre, ha recibido la distinción por su labor con los pacientes oncohematológicos y sus familias y su trabajo en la sensibilización en favor de la donación de médula ósea. “Sus compañeras de Alcles destacan la solidaridad y el altruismo de Nonia, su dedicación por los demás, como demuestra que, además de la entidad que preside, nuestra homenajeada pertenece a la junta directiva de la Sociedad Canina y colabora con Donantes de Sangre y grupos de trabajo de salud mental”, ha incidido el regidor de la capital leonesa.

Mención especial y emotivo recordatorio

La primera persona a la que el Ayuntamiento de León otorgó esta distinción fue a una voluntaria de la AECC quien falleció unos días antes de la fecha establecida para la entrega del reconocimiento. Marina, que ha sido recordada en el acto de este jueves por el alcalde de León, decía que “en esta vida solamente existen dos tipos de personas: las que viven y las que viven pendientes de las que viven”. “Es una definición preciosa. Ayudar a vivir a los demás, hacerles la vida más fácil, cómoda y, por supuesto, más justa. Dedicar el tiempo que sobra y que se roba a la vida laboral y familiar para quienes más lo necesitan”, ha destacado José Antonio Diez quien ha aprovechado el acto para agradecer públicamente el trabajo de todo el voluntariado de León. “Las personas voluntarias sois, en el buen sentido de la palabra, buenos. Y necesarias, imprescindibles y admirables”, ha manifestado.

Lectura del manifiesto

​Isidoro Martínez Martín, vicerrector de Responsabilidad Social, Cultura y Deportes de la Universidad de León, ha sido el encargado de leer el manifiesto a favor del voluntariado.

En la edición del pasado año fue premiado el programa de Acercamiento Intergeneracional entre personas mayores y la comunidad universitaria impulsado por la Universidad de León, y por ese motivo Isidoro Martínez ha sido el encargado de dar lectura al manifiesto 2022 en favor del voluntariado, que se reproduce a continuación:

“Hace 37 años, en diciembre de 1987, la Asamblea General de las Naciones Unidas decretó el día 5 de diciembre como Día Internacional del Voluntariado. A todas las personas que cada día, y en todas las partes del mundo, dedican una parte de su tiempo a mejorar la vida de los demás, va dirigido este reconocimiento.

El voluntariado, a través de todas sus expresiones, desempeña una función crucial en toda la Unión Europea: voluntarios y voluntarias se implican en una variada gama de actividades, como la impartición de educación y la aportación de servicios, asistencia mutua o autoayuda, apoyo, realización de campañas, gestión y acciones medioambientales y comunitarias. Un medio de integración e inclusión social que contribuye a la cohesión de la sociedad mediante la creación de lazos de confianza y solidaridad y, por lo tanto, capital social.

Un compromiso para transformar nuestra sociedad

La actualidad está revestida de individualismo, lucha, incertidumbre y, en muchas partes del mundo, de falta de esperanza, y es ahí donde el voluntariado ha de suponer un empuje y un compromiso que transforme positivamente nuestra sociedad. Esto implica dar un giro a la visión del voluntariado, traspasando ese carácter extraordinario y en cierto modo puntual y convertirlo en una forma cotidiana de compartir y ofrecer.

Y es que se necesitan manos extendidas para cada vez más situaciones de fragilidad y vulnerabilidad. Hemos pasado una pandemia mundial que supuso en nuestras vidas un punto de inflexión: nos sentimos frágiles y vulnerables ante algo microscópico, aprendimos la necesidad de vivir en el presente y sobre todo que solo somos fuertes si apostamos por la solidaridad. Esta crisis consiguió que miles de personas se pusieran en marcha para ayudar a los demás.

En la Agenda de Desarrollo Sostenible marcada por las Naciones Unidas, cuyo Objetivo nº 16 aspira a promover la paz, la justicia y las instituciones sólidas, esto solo se logrará estableciendo asociaciones inclusivas, a nivel mundial, nacional y local.

Una infraestructura de voluntariado efectiva necesita el apoyo de todos los agentes. La sociedad civil, las empresas y el gobierno en los niveles local, regional, nacional y europeo. Los Gobiernos y Administraciones deben ser sensibles, proteger y potenciar a todas las entidades que están implicadas en el voluntariado porque es la mejor forma de potenciar y proteger nuestra sociedad, contra las injusticias, vulneración de derechos, exclusiones y todo tipo de abusos.

En esta red se encuentran las instituciones universitarias, cada vez más implicadas en reducir la brecha de las desigualdades y por formar personas jóvenes comprometidas con la equidad, las causas sociales y el progreso.

En la dicha de dedicar una parte de nuestro tiempo a los demás, es posible un mundo mejor.  Parafraseando a Vicente Ferrer: “Ninguna acción buena se pierde en este mundo. En algún lugar quedará para siempre”.

Artículos Relacionados

- Advertisement -
Google search engine

Últimas Publicaciones