6.3 C
León
lunes, 26 febrero 2024

Hoy es 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes. ¿Sabes de dónde viene la tradición?

  • Lo que hoy tomamos como un día de risa, humor y bromas proviene de una tradición bíblica mucho menos simpática

El Día de los Santos Inocentes o sencillamente Día de los Inocentes, se celebra todos los años el 28 de diciembre y es un día de bromas, de tomarle el pelo a familiares y amigos, para luego gritar aquello de ¡inocente, inocente! Incluso es tradición que los medios de comunicación nos tomemos esa licencia de “inventar” historias con más o menos humor para publicarlas. Una tradición esta de las bromas de toda índole que se extiende desde nuestro país hasta Hispanoamérica.

Precisamente esta es la clave: la inocencia. Entendida hoy en día como alguien que no tiene malicia y se cree aquello que se le cuentas y cae en las bromas. Sin embargo, la tradición tiene más que ver con la inocencia pero de los niños, aquellos inocentes, casi bebés, menores de dos años, que todavía no habían cometido ningún pecado. Y tiene que ver también con Herodes, y sobre todo con su matanza. 

La historia del Rey Herodes y la matanza de niños

En la Sagrada Biblia del cristianismo, este hecho se corresponde con el capítulo en el que el Rey Herodes I El Grande, persiguió a todos los niños menores de dos años de Belén, en Judea, para acabar con ellos. No por capricho, aunque bien lo pareciera, sino para acabar con Jesús de Nazaret recién nacido, por eso se produjo en esta fecha, tan cercana al nacimiento del Mesías. De esta manera, matando a todos los menores de dos años nacidos en Belén se aseguraba el fin del advenimiento del Mesías, futuro rey de Israel.  

En el rito romano de la Iglesia católica, la celebración tiene grado de fiesta y se encuentra incluida en el calendario romano general.

Massacre_of_the_Innocents_-_Maestà_by_Duccio_-_Museo_dell’Opera_del_Duomo_-_Siena_2016

El hecho se relata en el evangelio de Mateo y dice lo siguiente: 

Entonces Herodes, al ver que había sido burlado por los magos, se enfureció terriblemente y envió a matar a todos los niños de Belén y de toda su comarca, de dos años para abajo, según el tiempo que había precisado por los magos. Entonces se cumplió el oráculo del profeta Jeremías: «Un clamor se ha oído en Ramá, mucho llanto y lamento: es Raquel que llora a sus hijos, y no quiere consolarse, porque ya no existen.»
Evangelio de Mateo 2, 16-18
Una vuelta de tuerca hoy en día mucho más agradable y graciosa, de la que todos disfrutan, sobre todo quienes gastan las bromas y quienes mejor humor tienen para encajarlas, que deja de un lado unos relatos bíblicos que resultan horribles pero que es bueno conocer. 

Artículos Relacionados

Últimas Publicaciones