19 C
León
martes, 25 junio 2024

Una treintena de niños y niñas celebró un educativo Halloween de la Biodiversidad en el MULE

  • El Museo de las Colecciones de la Universidad de León impartió el pasado martes varios talleres sobre ‘Seres de la Noche’ con el fin de acercar al público infantil la biodiversidad de forma divertida.

El Museo de Colecciones Zoológicas de la Universidad de León (MULE) abrió sus puertas el pasado martes para celebrar una experiencia única de Halloween, dedicada a los más pequeños de la comunidad universitaria. El taller, lleno de sorpresas y diversión, fue dirigido por el conservador del Museo de Colecciones Zoológicas de la ULE (MULE), Luis Miguel Fernández, y contó con la participación de una treintena de niños y niñas de entre 6 y 12 años.

Durante el ‘Halloween de la Biodiversidad’, se llevaron a cabo actividades divertidas y educativas que fomentaron la curiosidad, la creatividad, la experimentación, y, sobre todo, la participación, colaboración y compañerismo entre todos los participantes, a través de la supervisión de seis educadores colaboradores.

Esta iniciativa, encuadrada en el marco de las acciones impulsadas desde el Área Social del Vicerrectorado de Responsabilidad Social, Cultura y Deportes, se alinea con uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, concretamente el Objetivo 4 de Educación de Calidad. En este sentido, proporcionó una oportunidad única para que los niños y niñas disfruten de Halloween de una manera educativa y divertida, mientras aprenden sobre la biodiversidad y la importancia de preservar estos seres nocturnos.

Los talleres trataron de dar a conocer a los más pequeños a unos seres vivos, considerados inquietantes y muchas veces terroríficos que, por estar más activos durante las horas nocturnas, forman parte de numerosos mitos y leyendas en los que aparecen como monstruos o seres maléficos y a los que muchas veces se odian y se desprotegen. Seres con increíbles adaptaciones para la vida nocturna, fundamentales para el buen funcionamiento de los ecosistemas y por lo tanto, muy beneficiosos para el hombre.

Tal y como explicaban los responsables de los talleres “son seres que aprovechan el crepúsculo y la oscuridad para salir de sus refugios y llevar a cabo sus actividades diarias, pasando desapercibidos en madrigueras y oquedades que los protegen de depredadores mientras descansan. Un comportamiento que responde tanto a la necesidad de adaptación al entorno, como a las propias características físicas de esas especies y que tal vez resulta extraño para el ser humano habituado a estar activo durante las horas de luz al igual que otros millones de especies”.

El Museo de Colecciones Zoológicas de la Universidad de León (MULE) agradece a todos los participantes, educadores de museo, y a la comunidad universitaria por hacer de este evento un gran éxito.

Artículos Relacionados

Últimas Publicaciones