15.5 C
León
domingo, 27 noviembre 2022

El árbitro y la inocencia hunden al Júpiter en el Área

Dura e injusta derrota por 0-1 del Júpiter frente al Real Ávila en la novena jornada de la Tercera Federación. Los enfrentamientos previos entre ambos conjuntos vaticinaban un partido tosco, con pocos goles y mucha tensión. Así ha sido el encuentro en el Área Deportiva de Puente Castro en el que mucho ha tenido que ver el colegiado y la inexperiencia de los pupilos de Isra. 

El partido comenzaba con un tanteo claro entre dos equipos, que parecía que no se conocían, y dos ocasiones bastante claras en ambas áreas, una por parte de Peña para el Ávila y la otra de Kini para la Cultu. Pocas más ocasiones claras iban a sucederse hasta el minuto 44, cuando Gabriel controlaba un balón, se lo echaba largo y robaba uno de los jugadores de ataque del conjunto castellano que antes de internarse en el área recibía la falta del propio central de la Cultural. El lanzamiento lo efectuaría Peña y se colaría en la portería de Diego para por poner el primero del Real Ávila, que se iba por delante al descanso, a pesar no haber hecho acto de presencia en el césped todavía. 

La segunda parte invitaba a pensar que el Júpiter podría dar la vuelta al partido, pero la dinámica fue muy parecida a la de la primera mitad. El Real Ávila empezó a jugar su fútbol, tirando de futbolistas de mucha calidad como Jorge, que sobre la reanudación tendría la oportunidad de convertir un penalti que erró Fran Adeva para dar esperanzar a los de Isra. Se vio mejoría y el Júpiter empezó a parecerse al de la segunda parte frente al Numancia ‘B’ hace unos fines de semana. 

De entre los desconciertos y desconexiones de los futbolistas emergió la figura de un protagonista poco esperado que dio otro vuelco al encuentro, este decantaba la balanza definitiva hacia los abulenses. Doble amarilla y expulsión por poner el balón en movimiento antes de que pitara el árbitro. Surrealista cuanto menos después de ver el rasero que había dictaminado durante todo el encuentro. 

A pesar de todas las trabas, el Júpiter buscó un merecedor empate hasta el final que no consiguió llegar. Los tres puntos se fueron para Ávila. En León se empiezan a ver los puestos de arriba desde muy lejos.

La inocencia y el árbitro no ayudaron desde luego. Vendrán tiempos mejores, el honor, la calidad y el esfuerzo de los pupilos de Isra están ahí. 

Artículos Relacionados

Sigue Conectado

199SeguidoresSeguir
- Advertisement -
Google search engine

Últimas Publicaciones