22 C
León
lunes, 15 julio 2024

Y el León se liberó y quemó el castillo…

  • El leonesismo sale a la calle en la III Camino a la libertad, organizado por el Conceyu País Llionés
  • Los leonesistas piden, como vienen haciendo estas cuatro décadas de historia de Castilla y León, la separación de la comunidad
  • La manifestación ha partido de Guzmán, recorriendo la Condesa, siguiendo por una pitada en San Marcos a los actos de la Junta, hasta llegar a la zona del homenaje a los pendones, donde se ha procedido a la liberación del León y a la quema del castillo

Este martes, 23 de abril, Día de Castilla y León, jornada festiva en Villalar, no es una jornada festiva para mucho leoneses quienes aseguran que no hay “nada que celebrar en León”. Así lo han manifestado todos los grupos pro autonomía leonesa reunidos en esta mañana en una marcha reivindicativa. Una jornada de “no celebración” y sí de reivindicación organizada por Conceyu País Llionés y a la que se han adherido otros grupos como UPL, representado, entre otros, por su líder, Luis Mariano Santos.  

La marcha reivindicativa convocada, con todos los permisos y en la total legalidad, partía a las 11:30 horas de la mañana desde la Glorieta de Guzmán el Bueno. Encabezando la marcha, una representación de un león preso encarcelado en un castillo, una alegoría a los 40 años que León lleva atrapado en la comunidad, como iban explicando por megafonía y en sus cánticos los manifestantes, ataviados todos con banderas de León.

Han recorrido la Condesa de Sagasta, hasta San Marcos, para finalizar con la quema del castillo en el que está atrapado el León, un simbolismo de la comunidad con la región leonesa, y lectura de manifiestos. 

Actividades de la Junta, suspendidas

En la plaza del Parador se estaban llevando a cabo las actividades convocadas por la Junta de Castilla y León, que en todo momento desde el movimiento leonesista se consideraba “una provocación”, sobre todo teniendo en cuenta que en las actividades de hostelería (finalmente canceladas) no participaban establecimientos leoneses, así como tampoco en las actividades culturales y musicales, que finalmente también se han tenido que suspender. Sí se ha llevado a cabo una carrera popular que estaba programada, así como algunas actividades para los niños como talleres de pintacaras y un hinchable, todas actividades programadas para todo el día, que finalmente y por seguridad, también se han cancelado en la mañana. 

A primera hora, se ha podido ver en la plaza de San Marcos a representantes de la Junta como el delegado territorial, Eduardo Diego, así como el consejero Juan Carlos Suárez Quiñones. 

La manifestación a su paso por San Marcos se ha convertido en una sonora pitada, con vítores como “Viva León”, “fuera de aquí”, “León sin Castilla es una maravilla”, u “hoy no hay nada que celebrar”. 

Sobrepasado este punto, los manifestantes han llegado hasta la explanada de los Pendones Leoneses, donde se ha preparado el castillo para su quema. Pero antes, los organizadores han leído unos manifiestos y explicado el evento histórico por parte de Carlos Cerra, de Conceyu. Entre ellos, el de José Antonio Diez, ausente en este día, pero presente mediante un texto propio que desde Conceyu se ha leído y agradecido todo los permisos que desde el Consistorio se ha dado, “algo que enorgullece a alguien como el alcalde que demuestra ser leonés”. Entre las palabras escritas por Diez, ha asegurado que “un leonés nunca se sentirá castellano porque sencillamente no lo es”, no es mejor ni peor, sencillamente son cosas diferentes, ha remarcado en su texto. Una comunidad, según manifestaban desde UPL que es un “engendro híbrido y bicéfalo”, como aseguraban, entre otros el portavoz de UPL en el Ayuntamiento de León, Eduardo López Sendino.

Posteriormente se ha procedido a la liberación de un león de peluche atrapado en el castillo y a la eliminación del escudo de León en la bandera de la comunidad, un castillo en el se podía leer bien grande Lexit. A continuación, llegaba el turno de la quema de “Castilla”, con gasolina y no exenta de algunos problemas para que ardiera, lo que ha provocado la risas de quienes estaban presentes asegurando que “era dura de quemar, pero que ellos eran muy cazurros”. También ha habido cánticos hacia Mañueco y Pollán, presidente de la Junta y de las Cortes, respectivamente. 

Cuando ha comenzado a arder, se han oído vítores de todo tipo contra Castilla y pro León, nadie de los asistentes ha querido perdérselo. 

La protesta eleva el tono

Terminados los actos ha llegado la protesta cara a cara contra la Junta. Los organizadores han dicho que el acto había terminado, pero han asegurado que algunos se dirigirían hasta la plaza de San Marcos para pitar en contra de los actos. Los propios organizadores han pedido que no hubiera violencia. 

Sin embargo, ha sido allí, cuando los manifestantes han elevado el tono al intentar que los actos se cancelaran, y así lo han conseguido. Unos actos que han contado con poco público que no fueran los leonesistas presentes. Justo en el momento en el que el trovador Crispín de Olot comenzaba su actuación, los manifestantes, han comenzado una sonora pitada y al grito de “traidor”, han logrado que este bajara del escenario y cancelara su actuación. Lo mismo ha ocurrido con el speaker que animaba con música el ambiente de San Marcos, y con el hinchable y los talleres de pintacaras, que aunque pocos, sí estaban recibiendo a algunos niños y familias. 

Una actuación por parte del movimiento leonesista que estaba avisada, irían en contra de las actividades de la Junta por considerarlas “una provocación”. 

El ambiente se ha caldeado cuando algunos manifestantes, los menos, más acalorados han ido contra los equipos de producción del evento musical. Y tras varios encontronazos con los trabajadores, la policía ha tenido que intervenir y cercar la zona. Otros han comenzado a poner pegatinas de León y contra Castilla en la lona de la Junta de Castilla y León, a los gritos de que nada de eso los representaba. Tras muchos vítores y escasos contravítores que aseguraban que “yo sí soy de León y vuestra bandera no me representa” o “yo si soy de León y no quiero la autonomía”, el ambiente se ha ido tranquilizando hasta llegar a cantar entre todos el himno a León. 

Finalmente, todos los actos de la Junta se han cancelado y los manifestantes se han retirado cerca de las 14:30 horas. 

 

 

Artículos Relacionados

Últimas Publicaciones