La foto del alcalde de León, José Antonio Diez, presumiendo de la privatización del mantenimiento de la ciudad fue el 15 de julio. Aquel día, con todo el atrezzo acorde al gasto de más de 18 millones de euros los próximos años del bolsillo de los leoneses, el hasta hace dos años contrario a la eliminación de lo público aseguraba que este nuevo contrato acabaría con las “notables y evidentes” deficiencias de la ciudad.

En la vida real, la dejadez del equipo de gobierno PSOE-Podemos es más que llamativa ya que a la falta de limpieza en toda la ciudad se une el mal estado del mobiliario urbano y ahora los múltiples desperfectos en las calzadas y aceras de toda la ciudad.

Como ejemplo, en la Calle Cervantes, una de las más concurridas y populares, la falta de una baldosa provoca cada día caídas y torceduras ante el cabreo de los viandantes sin que las nuevas brigadas de obras hayan podido colocarla desde hace más de un mes. Así están numerosas vías de las zonas peatonales de la ciudad, con baldosas rotas o mal colocadas. Por eso, el Grupo Municipal del Partido Popular pide al alcalde Diez que deje ya las fotos de autobombo y que se preocupe tanto de los grandes proyectos olvidados para la ciudad por el Gobierno Sánchez como de los pequeños inconvenientes con los que conviven los leoneses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *